Todas las empresas legalmente constituidas ya sean pequeñas o grandes y también fundaciones y cooperativas, han de presentar sus cuentas anuales ante el Registro Mercantil.

Además de ser una obligación legal y de las consecuencias que puede tener el hecho de no presentarlas, disponer de las cuentas anuales de tu empresa es una herramienta muy útil para la toma de decisiones económicas y ayuda a transmitir imagen de transparencia y confianza ante posibles clientes, proveedores e inversores.

¿Quién debe presentas las Cuentas Anuales?

Toda empresa está obligada a presentar sus cuentas anuales ante el Registro Mercantil. Concretamente las empresas que deben presentarlas son las Sociedades Anónimas (S.A), Sociedades Laborales, Sociedades Limitadas (S.L), Sociedades Comanditarias por Acciones, Sociedades de Garantía Recíproca y Fondos de Pensiones.

Cabe destacar que las sociedades personalistas y los autónomos no están obligados a presentar sus cuentas anuales.

Fundaciones y cooperativas

Las entidades no mercantiles, como son la fundaciones o cooperativas también tienen obligación de presentar sus cuentas anuales ante el Registro Mercantil si durante dos ejercicios consecutivos tienen por lo menos dos de los siguientes requisitos:

  • Fundaciones o cooperativas cuyo activo supere los 2.400.000€
  • Fundaciones o cooperativas con un volumen anual de ingresos superior a 2.400.000€
  • Fundaciones o cooperativas con más de 50 empleados de media durante el ejercicio

Destacar que las fundaciones de régimen autonómico se les aplicará la legislación vigente en su comunidad autónoma.

Por su parte, las cooperativas pueden presentar sus cuentas anuales mediante el modelo normal y sus cuentas pueden ser auditadas si así lo solicita el 5% de los socios.

Cuentas anuales en PYME’s

Las PYME’s pueden optar por presentar un modelo de cuentas anuales abreviado que tendrá que mantenerse durante dos años consecutivos. Para ello la empresa tienen que tener las siguientes características:

  • Que el activo de la PYME no supere los 2.850.000€.
  • Que el negocio de la PYME no mueva más de 5.700.000€ anuales.
  • Que la PYME no tengan más de 50 empleados.

Microempresas

Hay otro modelo de Cuentas Anuales Abreviado especial para microempresas, para ello la el activo de la microempresa no debe superar el 1.000.000€, no mover más de 2.000.000€ de cifra de negocio y tener menos de 10 empleados.

Documentación

Las cuentas anuales está formado por un conjunto de documentos de carácter público.

  • Balance de situación: Información de todo aquello con lo que la empresa cuenta para realizar su actividad: activos, pasivos y patrimonio neto.
  • Cuenta de pérdidas y ganancias: El estado de las finanzas al terminar el ejercicio: ingresos y gastos.
  • Estado de cambios en el patrimonio neto: Consta de dos partes: estado de ingresos y gastos reconocidos y movimientos del patrimonio neto (transacciones financieras). Se trata de informar de la valía económica de la empresa.
  • Estado de flujos en efectivo: De dónde provienen y cómo se utilizan las cantidades económicas en efectivo y su variación, cobros y pagos.
  • Memoria: Amplía y explica de forma sintética los apartados anteriores en especial el Balance y la Cuenta de pérdidas y ganancias. A diferencia de los anteriores documentos, la Memoria no tiene una estructura fija aunque sí debe incluir como mínimo: actividad a la que se dedica la empresa, principios de contabilidad aplicados, distribución de resultados (posibles beneficios y su reparto) y normas de valoración y métodos de cálculo utilizados. La memoria de las cuenta anuales tiene que ofrecer una imagen lo más real posible del estado financiero, patrimonial y de los resultados de la empresa.

Plazo de presentación

Si el ejercicio fiscal de la empresa coincide con el año natural, la junta general de la misma tiene como plazo para la aprobación de las cuentas generales hasta el 30 de junio del año en curso y deberán presentarse en el Registro Mercantil el 30 de julio como plazo máximo.

Consecuencias de no presentarlas

Por una parte, el cierre registral de la empresa, esto es que no se puede inscribir ningún cambio en la situación de la empresa (por ejemplo, no se pueden comunicar cambios de administradores) y por otra, aunque no sea muy habitual, una multa impuesta por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas que puede oscilar entre los 1.200€ y 60.000€.

Más información

Asesoría para empresas desde 150€

Empresas Tú eliges como trabajar. Pagas sólo por lo que necesitas.
Descubre nuestros planes de asesoría y gestoría online para empresas.

Más información

Escrito por Acompany

El equipo de asesores y abogados de Acompany redacta estos artículos :-)